Rodrigo Bastidas

A todos nos encantan las historias en las que las personas regresan de situaciones complicadas para alcanzar el éxito, y acabamos de ser testigos de esa clase de suceso.

El Augusta National Golf Club es la sede para uno de los torneos de Golf más importante del mundo, el Masters de Augusta 2019, y fue el escenario para este acontecimiento que pasará a los libros de historia como uno de los momentos deportivos más grandes de todos los tiempos.

Después de 14 años Tiger Woods volvió a coronarse como campeón de este torneo y se enfundó el icónico saco verde que significó el decimoquinto triunfo en un Major de su carrera para consolidar uno de los regresos más grandes en la historia del deporte.

En una semana que ya de por si es de gran importancia, esta increíble aventura que nos presentó la edición número 83 de este evento le puso un elemento especial a uno de los torneos más respetados dentro del circuito de la PGA.

La crónica de los fantásticos días de Tiger se fue desarrollando poco a poco con forme los hoyos se iban disputando viniendo de atrás por primera vez en su carrera en la última vuelta para ganar un torneo, el hoyo 16 y un hierro 8 fueron los que dejaron en claro que estábamos presenciando un acontecimiento sin igual.

Ya en la caminata para el green del anhelado hoyo 18, el publico se le rindió a Tiger por el trabajo realizado y el por mítico momento que le regalaba a los asistentes que fueron testigos de como un bogey cerró la mágica victoria de 13 bajo par para Woods.

La primera ocasión que el Tigre se puso la chaqueta verde fue en el año 1997 a los 21 años de edad con una recordada celebración con su padre Earl, ahora tras conquistar su quinto Masters de Augusta vivió un festejo igual de apasionante pero ahora lo hizo con sus hijos Sam Alexis y Charlie Axel y su madre Kultida.

Atrás quedaron los años de polémicas y problemas tanto físicos como personales para Tiger, y con este triunfo se mantiene a 1 de alcanzar la marca de 6 victorias de Jack Nicklaus en el Masters y a 3 de la cifra récord de 18 Majors ganados del gran Oso Dorado.

Fueron más de 10 años los que tuvimos que esperar para volver a ver a Tiger levantar la mano como ganador de uno de los 4 grandes del golf, y 14 años para que el color verde volviera a engalanarlo como aquella última ocasión en el 2005, ahora todo ha vuelto a ser una realidad.

Se vivió un hecho que resonara en los anales de la historia y que ha dejado en claro que uno de los más grandes del golf está de vuelta y rugiendo como antes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí