compartir
Sep 10, 2017; Cleveland, OH, USA; Pittsburgh Steelers wide receiver Antonio Brown (84) runs with the ball after a catch as Cleveland Browns linebacker Jabrill Peppers (22) defends during the second half at FirstEnergy Stadium. Mandatory Credit: Ken Blaze-USA TODAY Sports

Rodrigo Bastidas

Una nueva temporada de la NFL ha dado inicio y desde la primera semana ya se han creado nuevas historias que irán moldeando el camino de los equipos.

Uno de los duelos que apararon los titulares fue el enfrentamiento que vivieron los Acereros de Pittsburgh y los Cafés de Cleveland quienes rompieron una racha de 17 juegos de manera consecutiva con derrota este inicio de campaña.

Es verdad que por fin lograron evitar el descalabro, pero eso no significa que consiguieran la victoria, ya que a pesar de el buen juego que dieron y de las varías oportunidades que tuvieron para salir con la mano en alto, el triunfo no llegó y empataron a 21 en tiempo extra con los Steelers.

En un duelo que se jugó bajo la lluvia y que se desarrolló con una enorme cantidad de errores y de manera anticlimática el equipo de Pittsburgh regaló una ventaja de 21-7 que tenía en el último cuarto con 6 balones perdidos de los cuales para su suerte los Browns solo pudieron convertir 1 de esos intercambios en puntos.

El conjunto de Cleveland tuvo la oportunidad de concretar su victoria con un gol de campo de 43 yardas de Zane Gonzalez el cual fue bloqueado por el ala defensiva T.J Watt lo que permitió a los Acereros salir bien librados de este pésimo juego que tuvieron.

Con este empate los Browns rompen su terrible racha de derrotas consecutivas, pero desafortunadamente aun no podrán abrir esas cervezas gratis que prometió una marca de los EEUU para el primer triunfo del equipo de Ohio.

La NFL no vivía un empate desde el pasado 30 de Octubre del 2016, temporada en la que los Cafés consiguieron su última victoria el 24 de Diciembre frente a los Cargadores de San Diego en la penúltima semana de la temporada, la cual fue también su única victoria de esa campaña.

La sorpresa fue el gran desempeño de el corredor de Pittsburgh, James Conner, quién en 31 acarreos consiguió 135 yardas y dos touchdowns, superando los números que lograra todo el año pasado en su temporada como novato.

Un duelo que sumó 868 yardas totales terminó con una sorpresa nada agradable para unos Steelers que deberán mejorar sus estadísticas de perdidas de balón y para unos Browns que aunque se quedaron al borde de lograr su primer triunfo de esta temporada y el primero en más de 1 año han demostrado que no son el mismo equipo de campañas anteriores pero que tendrán que aprender a ganar en una liga tan complicada como lo es la NFL.